Foto de paneles solares fotovoltaicos destruidos o desmantelados en un tiradero de desechos

Contaminación e Impacto Ambiental

Definiendo la contaminación real y la contaminación desde la perspectiva humana. El impacto ambiental como cuantificador de la contaminación para leyes y regulaciones.

Imagen por Gerd Altmann.   

Jue 22 de Septiembre de 2022

Compártelo en:

¿Qué es contaminación?

Contaminación es el término que se utiliza para definir la situación o proceso que se genera cuando se produce un cambio de las condiciones de equilibrio actuales de un medio o ecosistema por la presencia súbita o por acumulación, de sustancias o agentes físicos, químicos o biológicos que son ajenos a ese medio.

El grado de contaminación de un sistema se determina por la rapidez y magnitud de las perturbaciones que se producen sobre las condiciones de equilibrio existentes en ese medio ambiente.

Tomemos como referencia por ejemplo a dos sustancias orgánicas inocuas como son los nitritos y nitratos. Estas dos sustancias se presentan de manera natural en el medio ambiente y son vitales para el crecimiento de plantas y animales. Supongamos que empezamos a agregar estas sustancias de manera frecuente a un lago durante un largo período de tiempo. Si la vida en el lago es capaz de asimilar todos estos nutrientes sin que se produzca un cambio perceptible en las condiciones y dinámica de funcionamiento de ese ecosistema, entonces solemos argumentar que dichas sustancias no son contaminantes, e incluso podemos atrevernos a afirmar que son benéficas para ese medio ambiente, porque simplemente no alteraron las condiciones de equilibrio existentes. Pero, si de repente se produce un crecimiento explosivo de algas, entonces la situación cambia dramáticamente porque las condiciones y dinámica de funcionamiento de ese lago han sido alteradas. Las algas en sí misma no son contaminación, al punto de que podría tomarse como algo beneficioso porque podría representar más alimento para peces, más producción de oxígeno para el lago, etc. Pero el crecimiento explosivo de algas también podría representar problemas para la vida en las profundidades del lago que recibirán mucha menos luz alterando su equilibrio, o al morir las algas caerán al fondo y su descomposición creará un exceso de gases que afectará la dinámica de todos los habitantes del lago. En este caso se ha producido una situación o proceso de crecimiento excesivo de algas que ha alterado el equilibrio del ecosistema, por tanto, se ha producido la contaminación del lago, no por algas, ni por los nitritos y nitratos que actúan como agentes contaminantes, sino por la alteración del equilibrio existente.

Otro ejemplo que debemos analizar son los procesos agrícolas que llevamos a cabo los humanos. En estas actividades tomamos grandes extensiones de tierra que procedemos a deforestar, luego alteramos la química de los suelos para hacerla más afín con un determinado tipo de cultivo, y finalmente alteramos el ecosistema con agentes que lo hacen inhabitable para todo aquel ser vivo que ose alimentarse de esos cultivos. Así, los procesos de crecimiento exitoso de miles de centenares de hectáreas de cereales son el resultado de alterar las condiciones de equilibrio en esos ecosistemas, y eso es justamente la contaminación. Somo capaces de producir alimentos a gran escala porque contaminamos adrede nuestro medio ambiente.

Como vemos, cualquier proceso que se genera por alteración del equilibrio natural de un ecosistema es contaminación, sobre todo si dicha alteración ocurre de manera abrupta, masiva y en un período de tiempo relativamente corto. Por lo intrincado de las interacciones y funciones de los diversos ecosistemas en la estabilidad y viabilidad de la vida sobre el planeta, es que debemos mantener al mínimo posible cualquier tipo de contaminación sobre nuestro entorno.

¿Qué es un agente contaminante?

Un agente contaminante es cualquier sustancia o agente físico, químico o biológico que en un determinado medio o ecosistema puede actuar como catalizador o bloqueador de funciones y/o reacciones rutinarias que ocurren en ese medio, de manera tal que es capaz de crear un desbalance energético que altera el equilibrio de todo el ecosistema.

Cualquier sustancia o agente físico, químico o biológico puede actuar en cualquier momento como agente contaminante si su concentración en el medio supera el umbral. Algunos agentes se consideran extremadamente contaminantes porque su umbral es muy bajo en un medio determinado, pero ese mismo agente puede tener un umbral muy grande en otro medio en el cual se considera que es un agente inocuo.

Las grandes concentraciones humanas pueden fácilmente calificarse de agentes contaminantes, ya que siempre están generando nuevas situaciones o procesos que surgen de la alteración del equilibrio del medio ambiente o ecosistema que habitan.

Tipos de Contaminación

A grandes rasgos podemos clasificar a los tipos de contaminación en dos grandes clases, que se definen de acuerdo a si el enfoque es desde la perspectiva científica, o si el enfoque es desde la perspectiva netamente humana. Así surge lo que denominamos como la contaminación objetiva o verdadera, que analiza los cambios de equilibrio de un sistema o ecosistema desde un punto de vista básicamente termodinámico; y la antropocéntrica, que analiza como las alteraciones de equilibrio de un medio o ecosistema afectan exclusivamente a la calidad de vida de los seres humanos.

La contaminación objetiva

La contaminación objetiva o verdadera se centra exclusivamente en el estudio de los parámetros que generan la alteración del equilibrio de un medio o ecosistema en una escala de tiempo “ex abrupta”.

La contaminación en este caso se determina a partir de la comparación con una línea base de estabilidad del ecosistema, donde se evidencie claramente que no se trata de cambios naturales que se suelen observar en la evolución del estado de equilibrio del ecosistema o medio.

La contaminación objetiva o verdadera no se cataloga de benéfica ni perjudicial. La contaminación objetiva solo determina que ha ocurrido un cambio del estado de equilibrio del sistema, donde se han generado una serie de nuevos procesos o situaciones como consecuencia de ese cambio de equilibrio, y trata de evaluar los parámetros y circunstancias que han dado pié a ese cambio.

La contaminación objetiva es la única forma de estudiar la contaminación y que puede ser considerada como una verdadera investigación en el ámbito científico.

La contaminación desde el punto de vista antropocéntrico

Definir la contaminación desde el punto de vista antropocéntrico es mucho más complejo, ambiguo y subjetivo. La contaminación en este ámbito siempre se define como algo pernicioso y que atenta contra la estabilidad de los seres humanos.

La contaminación desde la perspectiva humana busca identificar elementos perjudiciales que alteran las condiciones de estabilidad del medio ambiente que se consideran idóneos para el crecimiento, progreso y desarrollo de la vida según la percepción que tienen las sociedades humanas.

Sin embargo, debido a la gran diversidad de culturas, costumbres, usos y formas de pensamiento de las sociedades humanas, se definen o crean una enorme diversidad de tipos de contaminación, que en la mayoría de los casos resultan ser de alcance limitado y de poca utilidad, ya que solo aplican dentro de ámbitos locales muy específicos.

Así es como surge una gran diversidad de formas de contaminación, como son la contaminación sónica, la contaminación visual, o la contaminación atmosférica, entre muchos otros. En la mayoría de los casos estos tipos de contaminación están asociados más a un elemento perturbador de lo que se concibe como tranquilo o prístino, y no a una contaminación como tal. Por ejemplo, la contaminación sónica se refiere casi siempre a los niveles de decibeles que aturden o perjudica de alguna manera la tranquilidad de los seres humanos, pero en ningún caso toma en consideración el resto de seres vivos que habitan el planeta. De igual forma, la contaminación visual es más un tipo de alteración de la percepción visual que violenta ciertas costumbres, normas o regulaciones de ciertos ámbitos locales, pero que en ningún modo se asocian con un verdadero proceso de alteración del equilibrio energético o termodinámico del medio o ecosistema.

En la mayoría de los casos, estos tipos de contaminación que se definen desde la perspectiva humana suelen sustentar sus conclusiones con estudios que siguen el método científico para determinar los parámetros que producen la alteración o contaminación del medio ambiente. Sin embargo, casi siempre las conclusiones a las que se llega están viciadas o parcializadas porque el objetivo casi siempre se reduce a determinar cuánto y cómo se ven afectados la economía, salud o cualquiera de las actividades humanas en general.

El principal problema que se tiene al definir a la contaminación desde la perspectiva humana, es que se considera que el ecosistema más importante y del cual depende la vida en el planeta, es el ecosistema humano, lo cual es simplemente falso. Los humanos representamos una porción mínima de la vida en el planeta y nuestra importancia relativa es minúscula, en comparación con otros seres vivos que son los que mantienen el equilibrio dinámico de la vida en el planeta, que son mayoría, y su rol existencial es fundamental para todos, como es el caso por ejemplo de las bacterias o de las hormigas.

¿Qué es Impacto Ambiental?

El impacto ambiental es una forma de cuantificar, generalmente utilizando algún tipo metodología científica, cuánto afecta un agente contaminante tomando como referencia ciertas regulaciones ambientales, políticas, económicas o sociales. El impacto ambiental solo puede medirse en los tipos de contaminación que han sido definidos desde la perspectiva humana, y su validez o aceptación está circunscrita a leyes locales, regionales, nacionales o de tratados internacionales.

Contaminación y Segunda Ley de la Termodinámica

El estado de equilibrio de un sistema es un término relativo, ya que todos los medios y ecosistemas siempre se encuentran en un estado de equilibrio meta-estable que está evolucionando con el tiempo hacia un estado de equilibrio más estable. De hecho, de acuerdo con la segunda ley de la termodinámica, todo sistema está evolucionando hacia un estado de entropía máxima o de “desorden total” que es el estado de equilibrio perfecto. Una forma de interpretar este estado de equilibrio perfecto es considerando que ha transcurrido tanto tiempo, que absolutamente todos los componentes que conforman ese sistema han interactuado hasta lograr tener exactamente la misma energía y, por tanto, ya no hay formas posibles de intercambiar energía entre ninguno de ellos. Termodinámicamente hablando, esto es un sistema “muerto”.


Compártelo en: